Saltar al contenido

Lavanda 

julio 18, 2022
lavanda

La lavanda es una de las plantas que vale la pena tener en cualquier parte de la casa. El aroma que desprende aromatiza el hogar y da sensación de tranquilidad.

La lavanda contiene fitoquímicos que son responsables de la mayoría de sus propiedades medicinales.

Esta planta sirve para aliviar numerosas dolencias, si no conoces sus beneficios, cómo usarla y cómo cultivarla en casa, te ofrecemos en este artículo la información que necesitas. 

¿Qué es la lavanda?

que es la lavanda

La lavanda es una planta de origen Mediterráneo, pero su cultivo se ha extendido a todas las regiones del planeta.

Esta planta se ha utilizado desde siglos pasados, en la antigüedad se le atribuían propiedades mágicas y medicinales.

Los romanos la usaban en baños para la relajación, pero también era usada con fines esotéricos.

En el siglo XVI era empleada en rituales para atraer el amor, a una persona amada y para fortalecer el matrimonio, pero además era cultivaba por sus bondades como sedante y calmante natural.

Se le llama “lavanda” a un grupo de especies que pertenecen al género Lavandula, este género abarca alrededor de 60 especies.

Las lavandas son plantas que tienen en sus tejidos epidérmicos y caulinares glándulas secretoras de aceites esenciales aromáticos, por eso desprenden un agradable olor.

Son plantas perennes, sufructicosas, de tallos erguidos, de sección cuadrangular, filosos en la región inferior y de color verdoso. 

Las hojas son lanceoladas, insertadas de manera opuesta, pueden aparecer enteras, dentadas o divididas varias veces, poseen pelos y son de color verde.

Las lavandas presentan flores que son muy llamativas y aromáticas que se agrupan en espigas. La corola puede ser morada, azul o blanca, bilabiada, con el labio superior bilobulado y el inferior trilobulado.

Las brácteas son coloreadas, las superiores en ocasiones diferenciadas y sobresalientes a manera de penacho o corona.

De las flores se extrae el aceite esencial que es empleado con fines cosméticos y terapéuticos.

¿Cuál es su clasificación botánica?

Las lavandas se ubican en la Clase Magnoliopsida, Superorden Asteranae, Orden Lamiales, Familia Lamiaceae, Género Lavandula.

Al género Lavandula pertenecen numerosas especies de lavandas y espliegos, apreciadas por su olor y propiedades medicinales. Veamos algunos ejemplos.

  • Lavandula officinalis 

Es la lavanda más conocida y más cultivada. Es una planta muy aromática, de flores moradas y fácil cultivo.

Esta lavanda se cultiva no solo por su valor ornamental, es aprovechada en la industria cosmética y por sus propiedades medicinales. 

  • Lavandula angustifolia

Es una planta arbustiva, de tallo grueso de alrededor de 1,5 m de longitud y ligeramente grisáceo. 

Este tipo de lavanda presenta hojas simples, lineales o lanceoladas, dispuestas en forma opuesta, así como inflorescencias insertadas en el tallo, con flores azules o violetas. El fruto es tetraquenio, ovoide y de color pardo oscuro.

  • Lavandula pedunculata

Es muy parecida a la lavanda común, los tallos y las hojas son grisáceos, vellosos y posee flores violetas.

Es aprovechada por sus propiedades medicinales para tratar problemas respiratorios y digestivos.

  • Lavandula dentata

Esta lavanda presenta inflorescencias de color violeta, las hojas y tallos son grisáceos, los bordes de las hojas son dentados. 

Crece de manera natural en el mediterráneo occidental, en suelos pedregosos, de poca fertilidad y en regiones cálidas.

Por su belleza se usa usualmente como planta ornamental, pero también sirve como remedio para los problemas estomacales y para la elaboración de perfumes.

  • Lavandula pinnata

La planta puede encontrarse en islas y zonas costeras. Los tallos y las hojas son grisáceos y las inflorescencias son violetas. 

Al igual que otras lavandas se usa como ornamental y en infusión para aliviar los trastornos estomacales.

  • Lavandula latifolia

Esta lavanda se cultiva como ornamental, tiene porte arbustivo y puede alcanzar hasta 10 cm de altura. Sus hojas tienen mayor tamaño que las de otros  tipos de lavandas.

Sus inflorescencias son violáceas y posee un aroma completamente diferente al de otras variedades, ya que no es muy agradable.

  • Lavandula viridis
MIRA ESTO:  Orégano

Es originaria de la Sierra de Aracena, en Huelva. Sus hojas son lanceoladas y llegan a medir 10 cm.

Presenta inflorescencias de color cremoso a verdoso. Es usada como ornamental y como planta medicinal. 

  • Lavandula stoechas 

Es una de las lavandas más populares debido a su vistosidad y su aroma. Es un arbusto de un poco más de un metro de altura.

Presenta inflorescencia en forma de espiga, de color violeta o morado. Tiene también propiedades medicinales.

  • Lavandula hybrida 

Se conoce como lavandín, se origina del cruzamiento entre la Lavandula latifolia y la Lavandula angustifolia.  

El lavandín produce grandes cantidades de inflorescencias, acumula aceites esenciales, por ello se empleada como ornamental, en la farmacéutica y en la elaboración de cosméticos. 

  • Lavandula allardii 

Se localiza en regiones del Atlántico, como las islas de Madeira o Huelva. Es un arbusto perenne, vigoroso, muy ramificado, de flores azules o moradas. 

Proviene del cruzamiento entre la Lavandula latifolia y la Lavandula dentata. La mezcla de colores entre amarillo y verde la convierte en una planta ornamental muy atractiva.    

  • Lavandula multifida 

Es una planta perennifolia, leñosa, de hojas grisáceas, divididas en fragmentos. Puede alcanzar hasta 50 cm de longitud.

Las inflorescencias son cilíndricas o cónicas, las flores son de color añil y las hojas son grisáceas y están cubiertas por una capa cerosa.

Suele crecer en zonas costeras, ya que es muy resistente a la salinidad. Se usa como ornamental, como planta medicinal y como condimento. 

  • Lavandula lanata 

Es una planta leñosa, sufructicosa, crece en zonas montañosas frías. Puede alcanzar entre 20 y 60 cm de alto, posee numerosos tallos grisáceos.

Las hojas son enteras, opuestas y lineales. Las inflorescencias son densas, de color violáceo. Se cultiva para la extracción de sus aceites esenciales y como planta ornamental.

¿Con cuáles nombres puedo encontrar la lavanda?

El nombre genérico Lavandula que proviene del latín “lavare” que significa lavar, limpiar o bañarse.

Las lavandas adquieren diferentes nombres comunes según la especie que se trate, como veremos a continuación:

Lavandula officinalis: lavanda común, espliego hembra, alhucema, cantueso, lavandín o lavándula. 

Lavandula angustifolia: espliego, espliego común, esplego, espliego morisco, espigolina, espliego de la hoja angosta, espigola, espliego fino, espigol espliego francés, espícol, espígola, lavándula hembra, lavándula macho o espligo.

Lavandula dentata: alhucema rizada, cantueso.

Lavandula pedunculata: lavándula pedunculada, cantueso, espliego.

Lavandula latifolia: alhucema, barbayo, alfazema, alhusema, ancema, árnica de monte, boja, esplieguera, azucema, esprego, jalveo, lavanda macho, lucema, yerba conejera, sierva esplieguera, sielva negral, espígola, ehpliegu, etcétera.

Lavandula viridis: lavanda verde, lavanda verde o cantueso verde.

Lavandula stoechas: tomillo borriquero, cantueso, azaya, astecados, cantrojo, cantuerca, contueso común, contueso fino, cantueso real de España, esticados, flor del Corpus, hierba sabia, romero cantúo, galanita, burrero, cantueso verde, cantueso de zarzuela, tomillo sansero, tomillo salvaje, tomillo cantueso caballar, tomillo del Señor, entre otros.

Lavandula multifida: alhucemilla, espliego de hojas divididas, confitera, uceda, ucema, cantigüe, aljucema inglesa, aljucemilla. 

Lavandula lanata: huagazo, alhucema, alhucema bravía, espliego basto, azucema, alhucema de Andalucía.

Lavandula hybrida: lavandín

Lavandula allardii: lavanda de Allard

¿Para qué sirve la lavanda?

para que sirve la lavanda

La lavanda es sin duda una planta de poderes extraordinarios y usos muy diversos.

El aceite esenciaI de la planta es ingrediente de lociones corporales que se usan para reducir la irritación.

La planta es usada para tratar quemaduras, eccemas, heridas, alergias y enfermedades dermatológicas como la dermatitis y la psoriasis.

La tintura de lavanda sirve para aliviar las jaquecas, la tensión nerviosa, los dolores de cabeza, el asma, la agitación y el estrés.

Preparar una infusión con la lavanda es muy útil para aliviar malestares digestivos, se usa además en enjuagues bucales para eliminar la halitosis y contribuir a la cicatrización de las aftas bucales.

El aceite esencial de la lavanda puede aplicarse en mordeduras o picaduras de insectos y se puede utilizar como loción para curar las quemaduras solares, ya que actúa como regenerador celular y evita la aparición de ampollas.

De igual manera, puede utilizarse en masajes para aliviar los dolores musculares, así como las jaquecas frotándolo en las sienes.

MIRA ESTO:  Tomillo

La infusión o el té de lavanda combinada con la pasiflora o el tilo, ayudan a calmar la ansiedad, el insomnio, el estrés emocional y la hipertensión arterial.

Del mismo modo, se puede ingerir para combatir la depresión, estabilizar los latidos cardíacos y mejorar el funcionamiento del sistema nervioso.

Agregar unas gotas del aceite esencial sobre la almohada o colocar una bolsita con flores secas, ayuda a conciliar el sueño y a la relajación.

Si se diluye el aceite en una jarra de agua, se puede aplicar en el cabello para eliminar los piojos y las liendras.  

La planta tiene propiedades antisépticas, por lo que es muy usada para curar y desinfectar las heridas. 

La infusión de lavanda es antibacteriana y antivírica, por lo que es una alternativa natural para mejorar los síntomas de la faringitis, la laringitis, los resfriados, la bronquitis, las gripes, tiene además efecto antipirético. 

El aceite esencial de lavanda puede aplicarse en el cuero cabelludo para eliminar la caspa y lavar el cabello con la infusión evita su caída.

Por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, se emplea en masajes para aliviar dolores producidos por el reuma, la artritis, el tortícolis, el dolor lumbar, las contracturas, calambres y espasmos musculares. 

La infusión de la lavanda también se usa para lavados vaginales para combatir la candidiasis, la trichomoniasis y otras infecciones.

Las flores de la lavanda tienen un intenso olor, por ello se usa como ambientador natural, igualmente puede colocarse en gavetas, armarios y lugares cerrados para repeler insectos y ácaros.

Son aprovechadas también en la cocina, por su agradable sabor se usan como condimento en mermeladas, bizcochos, magdalenas, caldos y adobos.

Por su atractivo olor son muy usadas en aromaterapia, agregar unas gotas del aceite a un difusor relaja el organismo, reduce la ansiedad, el estrés y ayuda a dormir más calmados.

Por sus propiedades antioxidantes, el aceite es muy utilizado en la industria cosmética para elaborar perfumes, jabones.

Es ingrediente de productos contra el acné, la cuperosis, las llagas, las escaras y cremas antiarrugas.

La lavanda por sus propiedades antisépticas, es ingrediente en cremas para pieles grasas, actúa limpiando los poros y regulando el exceso de grasa.

Si tiene a mano flores frescas o secas de lavanda, macháquelas y agréguelas en un recipiente limpio con agua, obtendrá el agua de lavanda que es un excelente tónico facial. 

Si quiere perfumar su casa y limpiar el aire, realice un sahumerio con la planta, que también le servirá para dar olor a las ropas.

Se dice que la lavanda es buena para el amor y que despierta el deseo sexual, por eso se usa en rituales para atraer a la pareja, para perfumar los regalos y cartas para la persona amada. 

Colocar en un sitio de la casa un ramo de la lavanda contrarresta las energías negativas y brinda protección contra la envidia y la brujería.  

¿Qué propiedades tiene la lavanda?

propiedades de la lavanda

El atractivo aroma de la lavanda y sus propiedades se deben a los diversos componentes químicos con que cuenta. 

Entre ellos se encuentran taninos, saponinas, cumarinas, ácido caproico, ácido isobutírico, ácido butírico, ácido cumárico, ácido ursólico y ácido rosmarínico.

El aceite esencial de la planta es rico en: derivados terpénicos, alcoholes terpénicos libres, alcanfor, ácidos capróico, cumarínico, glicólico, valérico, ursólico e isobutírico, cumarina, nerol, linalol, taninos, saponinas, α-pineno, β-pineno, borneol, eucaliptol y limoneno.

La lavanda presenta las siguientes propiedades: antiespasmódica, antiinflamatoria, relajante, antibacteriana, antivírica, analgésica, colagoga, antidepresiva, carminativa, antihipertensiva, tónica del sistema nervioso, digestiva, astringente, regeneradora, antiséptica y antioxidante. 

¿Cuáles son sus formas de uso?

formas de uso de la lavanda

Con la lavanda se preparan infusiones, té, lociones, tinturas, cremas y otras preparaciones, a partir de las hojas, las flores, el tallo y el aceite esencial que se extrae de ella.

Para aliviar la tensión nerviosa, los dolores de cabeza, la depresión y el asma, se puede ingerir una cucharadita de la tintura al día. 

Una taza de infusión de lavanda tres veces al día es excelente para aliviar las jaquecas y una taza después de la comida, es recomendado como digestivo.  

MIRA ESTO:  Romero

El aceite esencial se aplica puro en picaduras de insectos, mientras que para tratar las quemaduras solares deben disolver 10 gotas en 50 mL de agua.

Si se va usar para masajes para aliviar los dolores musculares, se deben diluir 20 gotas del aceite esencial en 10 mL de otro aceite base.  

Para eliminar los piojos se puede preparar un enjuague capilar disolviendo 20 gotas de aceite esencial en una jarra de agua. 

Para aromatizar la leche o algún jugo natural, puede macerar tres cucharadas de flores de lavanda en 200 ml del líquido, luego déjelo reposar durante la noche y por último cuélelo. 

Para preparar un sahumerio con la planta se recomienda tomar varias ramas secas y quemar la parte superior de las espigas, luego esparza el humo desprendido por las habitaciones y toda la casa. 

Un baño relajante con lavanda se prepara añadiendo 100 g de flores secas al agua caliente o de seis a siete gotas del aceite esencial.

¿Cuánto tiempo se puede usar la lavanda?

Los efectos beneficiosos de la lavanda son numerosos, es una planta que brinda bienestar al organismo, sin embargo, es importante consultar a un especialista siempre que se vaya a usar y sobre todo si se padece de alguna condición médica.

Sus preparaciones deben usarse solo cuando aparezcan síntomas de ansiedad, estrés, inflamaciones o las dolencias antes mencionadas.

Luego de que desaparezcan los síntomas, debe de suspenderse su uso, el cual no debe extenderse por más de tres semanas.

¿Quién no puede usar la lavanda?

quien no puede usar la lavanda

La lavanda no debe ser usada en las siguientes condiciones médicas:

  • Durante el embarazo y la lactancia.
  • Los niños menores de 12 años no se les debe dar la infusión ni aplicarles el aceite esencial.
  • Pacientes con gastritis, problemas hepáticos, epilepsia o Parkinson.
  • Personas alérgicas a su aceite esencial o a la planta.

¿Qué pasa si consumo la lavanda en exceso?

El uso en exceso de la lavanda puede ocasionar trastornos gastrointestinales, náuseas, vómitos, abortos, aumento del ritmo cardíaco, dolores de cabeza y alucinaciones.

El aceite esencial puede causar alergia, fotosensibilidad y cambio de coloración en la piel.

 ¿Cómo cultivar la lavanda?

como cultivar la lavanda

La lavanda es una de las plantas que es necesaria en la casa, por el aroma de sus flores, por su belleza y sus usos medicinales.

Se puede cultivar en macetas de 30 a 40 cm de diámetro, en el jardín, incluso se puede sembrar junto a otros cultivos para que actúe como repelente de plagas. 

La lavanda está adaptada a los climas secos, a las altas temperaturas y pueden resistir las heladas.

Para su multiplicación se pueden usar semillas, pero el método más empleado es mediante esquejes, preferentemente en el verano.

La lavanda se cultiva a pleno sol, en suelos con buen drenaje, arenoso y buena fertilidad. El riego debe ser moderado para que no ocurran encharcamientos.

Durante el invierno, el riego debe espaciarse para que las raíces no guarden tanta humedad y durante el verano se recomienda regar una vez a la semana, cuando se observe sequedad en la tierra.

La poda de la planta es una labor importante, la cual debe hacerse a inicios de la primavera o el otoño. La poda se realiza para estimular el crecimiento de nuevas ramas y flores, esta no puede superar la mitad del tamaño de la planta.

Aunque la planta no es exigente en cuanto a la fertilidad, para su mejor desarrollo se sugiere sembrarla en suelos ricos en materia orgánica. 

El suelo puede abonarse con compost, humus de lombriz o incorporar cualquier otro abono natural.

Últimas entradas de Anieska Bazán Delgado (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.